martes, 25 de septiembre de 2007


Cuando me separe de la madre de mi hijo, no me imaginaba que el hecho de terminar la relación sentimental con ella, tuviera las repercusiones tan graves y hubiera transformado tanto mi vida. El día de la separación me dijo con actitud desafiante que no podía volver a ver a mi hijo, y que mas bien tuviera uno con la compañera sentimental actual, ya varias ocasiones había amenazado con no dejarme ver mi hijo, hecho que era frecuente cuando discutíamos, sin embargo esta vez, como es evidente, ya que la relación había terminado, era la ultima vez que lo hacia, porque esta vez si lo haría realidad, al día siguiente me dirigí a la comisaría de familia, donde realice una citación para conciliar una cuota alimentaría y llegar a una conciliación sobre el tiempo de permanencia del niño con ambos, y definir ilusamente que el niño compartiera por tiempos iguales con ambos padres, ese día la madre no quiso aceptar ningún tipo de acuerdo, como se dice vulgarmente tenia la sartén por el mango (o el niño?), la abogada, sicóloga o bueno, la persona que nos atendió, según ella, no tenia potestad para exigir una conciliación, por tanto las cosas continuarían igual entre tanto no se estableciera una demanda de ofrecimiento de alimentos y reglamentación de visitas, yo no estudie derecho ni leyes, a partir de ese momento empecé a hacerlo, lo primero que hice fue leer el código penal, ahí existe un delito llamado ejercicio arbitrario de custodia, interpuse esa demanda, es la hora que hoy tres años después, la fiscalía no ha llamado a la madre a atestiguar, luego entendí que ese era mas un proceso civil, y que por ese lado me podría ir mejor, me asesore con cualquier cantidad de abogados y todos me miraban con cara de absurdo, al pretender que me otorgaran el derecho a ver a mi hijo mas tiempo de lo tradicional, es decir mas de 4 días de los 30 que tiene un mes, también apelaba a dialogar con la madre, quien con argumentos típicos y frases insultantes como cuando yo le dije que el hijo era de ambos y que ambos teníamos derechos, responderme, que padre puede ser cualquiera, hable hasta con los padres de ella con el fin de terminar con este absurdo, sin embargo no encontraba sino negativas, insultos y demás. Tardé un mes en entender como era que funcionaba esto de las leyes civiles para reglamentar visitas y definir cuota de alimentos, y en darme cuenta que era lo mejor que podía conseguir, para ese entonces la madre desafortunadamente se me había a adelantado y había interpuesto un demanda de alimentos, en la cual decía que nunca había colaborado económicamente con mi hijo, y obviamente la ley no es como en las películas policíacas, donde todo el mundo es inocente hasta que se le compruebe lo contrario, aquí es al revés: soy culpable hasta que se me demuestre lo contrario, hasta se me impidió salir de país, sin haber corroborado las denuncias de la madre. Sin embargo seguía luchando, acudí a interponer una acción de tutela para solicitar que se reglamentara provisionalmente un régimen de visitas mientras se desarrollaba la demanda, la cual fue negada con el argumento de que la madre había sido quiena interpuso la demanda, desconociendo el reporte de conciliación de la comisaría de familia, donde se decía que yo fui quien primero la cite, y que ella fue quien no quiso conciliar.

Pasaba el tiempo y tenia que conformarme viendo al niño solo los domingos de 8 a 5, régimen que puso la madre, sin permiso de nadie, y sin autorización de nadie, sin embargo es tal la discriminación hacia los padres que sabia que si tomaba al niño sin autorización de la madre podría enfrentarme a serios problemas, en esa semana santa decidí llevarme al niño a pasear conmigo, tan solo pude hacerlo una noche por motivos laborales, esa noche la madre me amenazo con demandarme por secuestro, hice caso omiso y al siguiente día entregue al niño. Afortunadamente no estaba el GAULA ni policía, ni nada por el estilo.

Mas de cuatro meses pasaron, que para mi fueron eternos y llego el día de la conciliación, ese día significaba una esperanza para mi pues lo que menos me importaba era la plata que había que darle a la madre para poder ver a mi hijo, que en ultimas fue la “transacción económica” que la ley reglamento, ese día se podía realizar una reglamentación de visitas que terminara con esta pesadilla, sin embargo un anuncio de la secretaria de la juez argumenta que la señora juez esta demasiado ocupada y que la reunión de conciliación deberá aplazarse, mi rostro reflejo fracaso y tristeza, sin embargo el de la madre, sonreía como disfrutando la ocupación de la juez, cinco minutos después nos llaman de la oficina, y la juez decide atendernos, pero con rapidez, después de una breve introducción sobre derechos, responsabilidades, nos invita a negociar, nos deja solos y se va. Es el momento de hablar…, y empieza cada una de las partes a proponer, de nada sirvió ni la argumentación de la madre al demandarme ni mis argumentos al defenderme porque dudo que hayan servido para que la juez tuviera un criterio “justo”, haciendo honor a su nombre. Las pretensiones de la madre era pagarle una cantidad de cosas que el niño ni consume, y verlos solo los días domingos, me llego el tiempo de hablar con tan buena suerte que cuando estaba terminando llego la juez justo en el momento en que la madre estaba roja de la ira, diciendo que no podía ver a mi hijo y exigiendo una cantidad de cosas, ante tal situación la juez, la calla muy diplomáticamente y le explica que yo también tengo derechos y la interpela diciendo que en vacaciones tenia derecho a ver a mi hijo la mitad del tiempo, sale la madre y se lleva a su abogada, no sabría decir de que color era su rostro pero la conocía lo suficiente para darme cuenta que estaba histérica, en ese momento, esperando casi cinco meses para poder ver a mi hijo con tranquilidad, cualquier cosa era ganancia, ya me conformaba con que me dejaran verlo un fin de semana cada 15 días. La madre vuelve mas tranquila y se concluye la reunión definiendo en una acta de conciliación una serie de acuerdos relacionados con responsabilidades y derechos, en ese momento era ganancia, salí con una sonrisa de oreja a oreja por semejante triunfo.

Pasan los días, meses y años, y el tiempo me va haciendo reflexionar, y me pregunto, si como padre me he comportado bien, si he hecho mi labor bien, si le he dado lo suficiente a mi hijo, en términos de cariño, educación y formación, y si lo he hecho bien, ¿porque tengo que conformarme con ver a mi hijo solo 4 días al mes?, ¿porque si en ningún momento quise alejarme de mi hijo la ley beneficia por inercia, o por puro protocolo a la madre?, ¿porque si tenemos los mismos derechos, soy yo quien deba entregarlo y recogerlo de la casa de la madre?, ¿porque si tenemos los mismos derechos es ella quien toma arbitrariamente las decisiones respecto al colegio en que va a estudiar, como peinarlo, como vestirlo?, ¿porque si tenemos las mismas obligaciones, veo que en gastos reales mi cuota financia la mayor parte de los gastos del niño si no es que todo?, ¿porque si se nota que la madre esta mas pendiente de hacerme daño y sabe que mi hijo es mi debilidad, yo soy quien deba estar alejado de el la mayor parte del tiempo?.

Esas dudas me revolotean en la cabeza con frecuencia, y una vez mas el Internet me dio respuestas, me puse a indagar y me di cuenta que no soy el único hombre que esta interesado en convivir y pasar mas tiempo con su hijo, no soy el único hombre que quiere ser mas que el idiota que es padre solo cuando hay que consignar la cuota, pero a la hora de compartir experiencias, espacios, formación, juegos, incluso hasta regaños, y tomar decisiones trascendentales para el niño como su educación, uno es solo el señor que viene a visitar al niño los fines de semana. (afortunadamente solo para la madre, por que para el niño a pesar de todo, soy su padre). Habemos muchos en todo el mundo, existen hasta fundaciones y ongs, que procuran un cambio de reglamentación en las leyes, ha habido protestas en Italia, en Gran Bretaña, en España, para hacer que a ley establezca la custodia compartida, es decir que los niños vivan con ambos padres en igualdad de obligaciones y derechos, en Francia lo normal es que esto ocurra, y ya se han hecho estudios que contrario a los que argumentan los jueces en el país, no va en contravía de la formación de la personalidad del niño, ni genera complejos, ni traumas en los niños, por el contrario hace niños y obviamente padres mas felices. Ya existen reglamentaciones de custodia compartida en diversos países, solo falta que en Colombia se legisle a favor de esto.

Los tiempos van cambiando, ese hombre machista, que se iba temprano y llegaba en la noche cansado, que era quien pagaba todos los gastos de la casa, la alimentación, así mismo esa mujer sumisa que se dedicaba a cocinar y a ver por los hijos, educarlos y enseñarles todo, poco a poco se van acabando, ahora tanto hombres como mujeres van modificando sus roles en la sociedad, y se van adaptando, ya los hombres cocinamos, y hacemos los quehaceres de la casa en igualdad de condiciones que la mujer, ya que estas también aportan económicamente en igualdad de condiciones, en nuestra sociedad las mujeres participan de la producción, del trabajo en proporciones iguales y con desempeños iguales, se ha avanzado en eso, por tanto las leyes encaminadas a establecer derechos en igualad de condiciones para hombres y mujeres también deben transformarse.

La reglamentación machista de la cual somos victimas no aplica para las nuevas condiciones de la sociedad, las madres trabajan al igual que los hombres y dejan a cargo de otras personas el cuidado de sus hijos, por tanto esa diferencia que en antaño marcaba la argumentación a favor de la custodia materna, quienes se encargaban de su formación, cariño, cuidado, hoy carece de sentido pues la madre tampoco permanece el 100% de su tiempo con su niño, si las madres actualmente lo hacen, ¿porque no los padres?. Si las mujeres fueron capaces de trabajar, y ganar independencia económica, y la ley reconoce esos derechos, también los hombres somos capaces de cuidar y educar a nuestros hijos y exigimos que la ley reconozca nuestros derechos.

2 comentarios:

Buntaro Akisaura dijo...

Saludos, Señores Colectivo Padres por siempre:

Por medio de este mensaje, quiero hacer a Ustedes una denuncia pública, ya que en este momento está en juego mi honra y buen nombre como persona y como padre de familia y no encuentro otro espacio mas claro para mostrar hasta dónde puede llegar las locuras de una persona por unos intereses mal creados.

En recientes días, la señorita DOLLY ALEJANDRA CAICEDO GARCÍA, con quién tuvimos una hermosa niña llamada PAULA ANDREA CASTILLO, presentó una FALSA DENUNCIA contra mí y contra mi familia en la Comisaría Primera de Familia de Facatativá y en la Inspección Tercera de Policía de la mísma ciudad, por ABUSO SEXUAL en contra de mi hija. En ningún momento se me notificó a mí y a mi familia de esta situación, ya que dicho acto administrativo fué pasado directamente a la FISCALÍA REGIONAL DE FACATATIVÁ , la cual inició investigación de oficio, pasando a sindicar dicha circunstancia como DELITO GRAVE.

La Comisaría presentó como pruebas iniciales el testimonio de la señorita en cuestíon y un examen realizado por el Instituto de Medicina Legal, donde se comprobó que la niña NUNCA TUVO NI HA TENIDO SEÑALES DE VIOLENCIA FÍSICA NI DE ACCESO CARNAL VIOLENTO NI DE OTRO TIPO DE AGRESIÓN SEXUAL , aspectos que tomó en cuenta la señorita Caicedo para acusarme ante dichas autoridades de Justicia.

Quiero reiterar a todos Ustedes que ES UNA VIL MENTIRA LO QUE ESTA SEÑORITA CAICEDO GARCIA DIJO EN LA COMISARÍA Y LO QUE HIZO POSTERIORMENTE EN LA INSPECCIÓN, ATACANDO A MI FAMILIA PARA QUE NO PUEDAN VER A PAULA ANDREA, QUE LO QUE HA HECHO ES UNA VIL CANALLADA Y QUE EN NINGÚN MOMENTO HE HECHO ESE TIPO DE ACTOS ABERRANTES DE LOS QUE ESA SEÑORITA ME QUIERE ACUSAR, LO QUE LE LLEVARÁ A SER DENUNCIADA POR FALSA DENUNCIA...

Por tal razón he querido enviarles este mensaje, para que sepan que tengo mi conciencia tranquila, que no le debo nada a la Justicia y que ella procederá como debe ser, limpiando mi Honra como Padre de Paula Andrea, como persona y como Colombiano que soy; y que además, solicito su mas sincero apoyo para que las cosas salgan bien y que pueda contar con ustedes en todo lo que sea necesario.

Agradezco a ustedes su comprensión y solidaridad...

Fraternalmente;


JAIME ERNESTO CASTILLO BACA

Milton Vinasco dijo...

De algo hay que aprender y es que si las mujeres que viven resentidas utilizan sus artimañas para exponer hechos tan graves en la honra de una persona, por el hecho de impedir a un padre ver sus hijos y violar los derechos de los menores les informo que tambien hay que aprender a darles un paso adelante señores padres de familia, a este tipo de falacias existe una ley penal que se llama delito por falsa denuncia busquen el articulo 442 del C.P o el articulo 8 de la ley 890 del 2004 y sumenele a eso instaurar una denucnia penal por violencia intrafamiliar daño psicologico en un menor eso es mas grave aun , asi que a no quedarsen manicruzados y denunciar por la defensa de nuestros hijos